Saltar al contenido

La importancia de una estrategia para automatizar las acciones de email marketing

Parece mentira pero si uno piensa en las vueltas que ha dado las acciones de email marketing en estos años se llevaría las manos a la cabeza. Fue, durante los primeros años de la eclosión de internet, a finales de los años noventa, un mecanismo para relacionarse y dar a conocer distintos productos. Con el tiempo, esta práctica se ha consolidado y, una de sus variantes, los boletines, viven su segunda edad de oro. Se trata de una herramienta muy valiosa para capturar “leads” (datos de usuarios) y forma parte de la estrategia de fidelización de muchas marcas. 

Por su naturaleza, a los boletines se le otorga una gran confianza y sirve, de primeras, como una ayuda para ordenar la información que nos interesa. Una descripción interesante sobre el fenómeno se la escuché a Ícaro Moyano, chief strategy officer de Groupm: “Es un espacio de comunicación íntimo, un espacio de relación que pide compromiso, exige atención, pero entrega mucha recompensa, es el texto desnudo”.

El correo electrónico sigue siendo una vía de entrada para llegar a la audiencia

En ese esquema de intervención humana, el vehículo de la interacción sigue siendo (por mucho que nos pese) el correo electrónico. Es fundamental todavía para las comunicaciones eficientes entre consumidor y empresa. Y, por esta razón, la automatización de mails desempeña un papel transformador en el ámbito del servicio al cliente. 

Cada vez más, las empresas están adoptando tecnologías impulsadas por inteligencia artificial (IA) para mejorar la satisfacción del consumidor y optimizar los principales ejes de comunicación. Estos sistemas, respaldados por esta tecnología en continua expansión, no solo agilizan las respuestas, sino que también personalizan las interacciones basándose en las preferencias del cliente y en datos históricos. 

Los “bots” de correo electrónico impulsados por IA están revolucionando la gestión de correos electrónicos al filtrar automáticamente el exceso de mensajes. Estos servicios inteligentes simplifican las bandejas de entrada al dirigir de manera eficiente los mensajes al departamento correspondiente, según la información esencial identificada en el cuerpo del correo electrónico. Su capacidad para discernir detalles cruciales garantiza que cada correo se dirija a la bandeja de entrada más relevante, optimizando así el flujo de trabajo y mejorando la eficiencia operativa en general. 

La automatización no solo reduce los tiempos de respuesta, sino que también crea una experiencia más personalizada y atractiva para el cliente. Las grandes preguntas son de qué manera adentrarse en este fenómeno. Bien, lo primero unas pautas sencillas para ponerlo en marcha:

  • Segmentación de la audiencia: conocer a la audiencia es primordial. Te ayuda a adaptar el mensaje y a conocer lo que les interesa. Mediante algunas herramientas de gestión de email marketing se puede segmentar por preferencias, patrones de conducta o historial de interacciones. Se apoyan cada vez más en funciones generativas para sugerirte de qué manera lograr una mayor eficiencia.
  • Personalización del contenido: ligado al punto anterior, lo cierto es que, conociendo a tu audiencia, vas a poder personalizar el contenido para que le guste. Recuerda que no eres un medio sino un prescriptor que transmite, y lo ideal es escribir para ellos.
  • Análisis predictivo: hay herramientas que cuentan con funciones interesantes para analizar los momentos más adecuados y estratégicos para el envío de los boletines. Esto es fundamental porque afinamos el embudo de conversión.
  • Realización de test A/B: esto es una práctica cada vez más habitual en las redacciones: a dos grupos específicos de la audiencia se le entrega un titular distinto o una propuesta, de tal manera que se pueden inferir datos de apertura y optimizar así las propuestas. En la gestión de comunicaciones a través de correos electrónicos puede aplicarse de la misma manera.
  • Respuestas automáticas: si el correo es una de las vías principales para comunicarse con las marcas, hay que hacer todo lo posible para dedicarle el tiempo justo a darle solución. Por medio de determinadas herramientas se pueden automatizar las respuestas para que el cliente se sienta partícipe. No hay nada más frustrante que no recibir una respuesta, por muy vaga que sea.

Ejemplos de algunas herramientas de gestión de correos electrónicos y campañas de mail marketing:

  • Mailchimp: ofrece opciones de segmentación basadas en datos demográficos, comportamientos y preferencias del usuario.
  • HubSpot: tiene funcionalidades de segmentación avanzadas que permiten dividir la audiencia en categorías específicas.
  • Brevo: Ofrece capacidades de segmentación basadas en datos de comportamiento, como la interacción con correos electrónicos anteriores.
  • Customer.io: Permite la segmentación en tiempo real según el comportamiento del usuario, como la apertura de correos electrónicos o la realización de acciones específicas.
  • Finalscout: es una herramienta que ofrece la posibilidad de integrar ChatGPT y automatizar el contenido. 
  • HopyCopy: está enfocada a optimizar las mejores campañas de marketing. 
  • Smartwriter: permite generar miles de correos personalizados y automatizar algunos procesos.
  • Flowrite: permite escribir los correos de manera automática gracias a su capacidad de generar contenido.
  • Acumbamail: permite poner en marcha campañas de mail marketing y envío de boletines para reforzar la presencia de marca.

Ahora CHATGPT es mejor siendo gratuito: trucos para aprovecharlo

Te enseñamos a aplicar las capacidades de GPT 4o, el nuevo modelos de lenguaje de OpenAI que es grat…

Voces sensuales, la sumisión se quiere apoderar de la IA

A pesar de los esfuerzos, el desarrollo de los sistemas basados en inteligencia artificial continúan…

Scarlett Johansson, OpenAI y el problema de la IA

OpenAI retira una voz empleada para su nuevo modelo ChatGPT-4o por su parecido con la de la actriz S…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *