Saltar al contenido

Guía y trucos para sacarle partido a Google Gemini

Google está convencida que la inteligencia artificial (IA) lo va a cambiar todo. Ese argumento tiene truco. La compañía estadounidense no es una recién llegada a este campo, puesto que en los últimos veinte años han ido mejorando sus servicios gracias a las posibilidades del aprendizaje automático o “machine learning”, entre otras cosas, para recomendar contenido en YouTube o detectar los mensajes de tipo “spam”.

Pero su estrategia va mucho más allá a través de Gemini, su modelo de lenguaje de gran tamaño (LLM) con el que quieren ponerse a la altura de otras compañías del sector como OpenAI. Tras algunos tropiezos iniciales, el gigante de la tecnología va depurando su IA y, ahora, por fin, parece que tiene una hoja de ruta más lógica y razonable.

Desde un departamento de comunicación o marketing, pasando por un medio, podemos utilizar Gemini para múltiples tareas diarias, que van desde estructurar un documento, resumir un artículo, elaborar contenido, hacer búsquedas sobre contexto o documentación, resumir un vídeo de YouTube o, si lo necesitamos, pedirle fórmulas para hojas de cálculo o código HTML.

Qué es Gemini

Bien, primera pregunta. ¿Es un chatbot? ¿Es algo más? Es un modelo de lenguaje de gran tamaño desarrollado por Google. Es la continuación de un servicio que la empresa denominaba Bard. Su objetivo es liderar la competición de la IA que hay en estos momentos. Es un modelo multimodal, con lo que los usuarios pueden interactuar con distintos formatos. La versión gratuita es bastante avanzada, pero en la versión premium se pueden obtener importantes ventajas y una mayor integración. Es el sucesor director de PaLM, que era el modelo empleado hasta ahora por la empresa. Ha sido, de hecho, desarrollado desde cero y ha ido mejorando en las últimas semanas.

Importante: la claridad y orden de las instrucciones

Gemini, al igual que otras herramientas generativas de texto como ChatGPT o Copilot, permite introducir unas instrucciones o peticiones con un lenguaje natural. Es decir, un “Prompt”, que es como se conoce en el sector. Y estas, en principio, deben responder a una lógica. Funciona bastante mejor si somos claros y ordenados a la hora de hacer la petición.

La estructura de la petición es muy importante, según explica la propia compañía. Para ello, se recomienda darle un rol o perfil con el que queremos que actúe el software. La personalización de los chatbots son fundamentales, con lo que podemos utilizar signos de puntuación, darle contexto añadir la audiencia objetivo o “target”, así como otras restricciones y limitaciones como la longitud, algo del tipo “escríbelo en 600 palabras”.

  • Hay que ser claro y específico en las preguntas
  • Proporcionar contexto, referencias y ejemplos
  • Dividir las tareas complejas en partes más pequeñas: la secuenciación ayuda
  • Usar herramientas externas para ampliar las capacidades y las extensiones disponibles
  • Afinar cada respuesta y experimentar hasta obtener el resultado adecuado

Además, hay que tener en cuenta que si le proporcionamos ejemplos y referencias el resultado va a ser más óptimo. En cualquier caso, ¿qué podemos hacer con Gemini?:

  • Resumir un vídeo de YouTube, pidiéndolo directamente a la herramienta o pegando el link del canal
  • Explorar su capacidad de razonamiento para generar ideas para un proyecto, un “brief” o documento de trabajo o preparar un reportaje. Debido a que nos puede responder a preguntas podemos utilizar Gemini como espacio para hacer una tormenta de ideas que luego vamos a incorporar a nuestra estrategia
  • Solicitar información para documentarnos sobre una temática
  • Corregir, editar y revisar un texto previamente escrito, pidiéndole que cambie incluso el tono del texto. Esto es algo que puede hacer directamente desde una de sus funciones o afinando el “Prompt”
  • Hacer uso de las extensiones de Gemini como Google Drive. Si añadimos una @ podemos apelar directamente a este espacio en la “nube” para que nos localice un texto en concreto o nos resuma un documento
  • Generar contenido directamente, aunque es conveniente revisarlo y darle un toque más humano porque no es recomendable utilizar al 100% del texto obtenido
  • Generar código HTML para mejorar nuestra web o nuestro contenido si la necesidad de tener conocimientos previos, aunque si los tienes siempre va a mejorar la incorporación
  • Transcribir unas notas tras una entrevista con un portavoz o reunión con un cliente mediante la funcionalidad de descripción de imagen
  • Crear pies de foto o imágenes más rápidamente para una pieza periodística o proyecto de contenidos
  • Traducir a otro idioma un texto, por ejemplo, del inglés al español
  • Obtener consejos prácticos para mejorar las técnicas SEO de los artículos

Ahora CHATGPT es mejor siendo gratuito: trucos para aprovecharlo

Te enseñamos a aplicar las capacidades de GPT 4o, el nuevo modelos de lenguaje de OpenAI que es grat…

Voces sensuales, la sumisión se quiere apoderar de la IA

A pesar de los esfuerzos, el desarrollo de los sistemas basados en inteligencia artificial continúan…

Scarlett Johansson, OpenAI y el problema de la IA

OpenAI retira una voz empleada para su nuevo modelo ChatGPT-4o por su parecido con la de la actriz S…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *