Saltar al contenido

Cómo hay que citar las creaciones generadas por la IA

Un robot se sitúa en medio de una calle en un país asiático

Esto es un gran dilema del que todavía no tenemos una respuesta firme. Se han dado pasos y se está trabajando en regulaciones sobre la inteligencia artificial (IA) en todas sus vertientes. Acerca de la IA se lleva hablando treinta años. En este tiempo se han colocado los cimientos pero no ha sido hasta hace relativamente poco tiempo cuando se ha podido democratizar a través de estas herramientas generativas al alcance de cualquiera. Lo que ha provocado que estemos hablando de esto día sí y día también es la accesibilidad: cualquiera pueda hacer uno de una aplicación para hacer sus creaciones, sea texto, vídeo o imagen. Pero, mientras resolvemos algunos conflictos éticos, me pregunto: ¿cómo hay que citar y referenciar los resultados de nuestros “prompts”?

El punto de partida es evidente: aquellos medios y editores que no hagan referencias sobre la IA empleada corren el riesgo de sufrir una enorme crisis reputacional. Y no solo eso. De acuerdo a los expertos, pueden provocar un “retroceso comercial” de sus negocios. Estamos observando una aceleración de los contenidos artificiales en soportes informativos en los últimos meses. La teoría de la multiplicación de los peces, para entendernos. “Es necesario que haya transparencia”, explica Eunice Sin, socia de la firma de estrategia Prophet, en este artículo del medio especializado “AdWeek”. “Esto está en la cabeza de los anunciantes y las agencias. Nadie quiere dejarse engañar”, sostiene.

Lo que les queda a los medios es su imagen de marca. Una marca segura que deben trabajar en aras de mejorar la viabilidad del negocio. La confianza, pues, es uno de sus pilares. Y tan difícil es cosechar como rápido perderla. La publicidad se basa en una relación de confianza y el valor de marca, por lo que unas prácticas opacas pueden socavar esos principios. 

Es importante, en efecto, experimentar con esta tecnología, puesto que los medios deben ser capaces de adentrarse en todas y cada una de las tendencias que surgen, pero siempre con cabeza: no todo lo que hace ruido genera negocio. Y no todo lo que suena fuerte en nuestros días tiene visos de mejorar los procesos internos. Por tanto, se requiere de la adopción de un enfoque transparente y abierto para dejar clara las intenciones alrededor de la IA, reduciendo así el riesgo potencial para su reputación. 

Leo en el blog de Patricia Ventura un interesante artículo en el que recopila una serie de códigos de conducta para el uso de la IA en el periodismo. Me permito la licencia de tomarle prestadas algunas ideas y añadir otras tantas que considero importantes a la hora de referenciar las creaciones sintéticas. Porque a partir de ahora nos vamos a encontrar con mucho contenido generado a partir de estas herramientas y, ante todo, hay que ser honesto:

  • Sobre las fuentes: cita la herramienta generativa utilizada. Sobre todo, si se trata de imágenes. 
  • Sobre las imágenes: evita hacer pasar una imagen sintética por una foto que represente hechos reales
  • Sobre el “Prompt”: añade el “Prompt” o método utilizado, puesto que esto puede ser determinante a la hora de seleccionar la información
  • Sobre el resultado: supervisa el resultado de la IA, ya que la decisión final la debe tomar el ser humano
  • Sobre la herramienta: utiliza herramientas generativas seguras y legítimas que cumplan las normativas
  • Sobre las fuentes: no generes un texto sintético completo mediante IA y no uses la IA como fuentes informativas primarias

Imagen: LensGo. Prompt: A robot is asking people with a microphone


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *