Saltar al contenido

Cómo Aplicar la IA conversacional a tu negocio

Dos personas navegan por internet | Pexels

Las empresas deben tener a sus clientes en el centro de la experiencia. Su relación debe ser estrecha, cercana y saludable. Y más si prestas servicios de cara al público. Ahí es donde pueden entrar los últimos avances en inteligencia artificial conversacional. Esta tecnología ha emergido como protagonista en el ámbito de atención al cliente, llevando las interacciones a un escenario completamente nuevo. 

Las empresas están adoptando rápidamente chatbots y asistentes virtuales impulsados por IA conversacional para brindar una asistencia inmediata. Con el desarrollo de las estrategias de “última milla” de los servicios de distribución y el auge de los canales de comunicación gracias a internet, los consumidores se han acostumbrado a recibir un trato preferencial y ágil. Eso lo hace cada vez más difícil a la hora de competir con las grandes multinacionales. De hecho, la espera puede ser un terrible ejemplo de falta de cercanía, por lo que muchos pequeños negocios no pueden permitirse ampliar los horarios de atención al cliente como les gustaría. 

Ante esas vicisitudes, los negocios pueden hacer uso de este tipo de tecnologías, que pueden involucrar a sus clientes hacia diálogos naturales, casi humanos, respondiendo preguntas, guiando a los usuarios a través de procesos y mejorando la satisfacción general del cliente. 

Al implementar la IA conversacional, las empresas pueden ofrecer disponibilidad las 24 horas, resolver consultas de manera rápida y proporcionar una experiencia centrada en el cliente sin interrupciones. Además, estos chatbots inteligentes pueden desplegarse en diversos canales como las aplicaciones WhatsApp o redes sociales como Facebook o Twitter, garantizando de esta manera un soporte en tiempo real a través de múltiples plataformas. 

Una de sus virtudes es la versatilidad. También, y ya se está probando en algunos sectores, el uso de avatares de vídeo mediante las herramientas de IA generativa. Es verdad que todavía no se ha conseguido un nivel de natural total en muchos casos, pero son servicios accesibles a todas las empresas. Agregan un toque humano a las interacciones digitales mediante expresiones faciales y movimientos. Desde hace muchos años, además, se han empezado a utilizar plataformas que automatizan los “Call center”, aunque la relación con el usuario siempre ha sido un tanto delicada. El reconocimiento de la voz y la manera de interactuar puede no satisfacer al completo a la persona, que suele tender a preferir una atención personalizada con alguien del personal. 

Fácilmente configurables

Con la IA se puede, en cambio, establecer un vínculo desde la web. Por ejemplo, estos chatbots pueden funcionar como asistentes, brindando asistencia en tiempo real al analizar consultas de clientes y sugerir respuestas ideales mediante análisis de contexto y sentimientos. Y, además, dando soporte en varios idiomas. Algunos ejemplos son Zenochat, Livechat, Landbot, Intercom, Oct8ne, Aunoa o SendPulse. Todos ellos son fáciles de configurar e implementar en los servicios web de cualquier negocio. 

Este enfoque no únicamente puede acelerar la resolución de problemas, sino que también va a permitir que los equipos de atención al cliente puedan dar respuestas basadas en datos, asegurando así una experiencia más personalizada y efectiva para el cliente. La combinación de la inteligencia artificial conversacional con la colaboración humano-máquina puede redefinir los estándares del servicio al cliente, estableciendo así un nuevo paradigma de eficiencia y personalización.

Cómo ponerlo en marcha. Veamos un par de pautas a seguir:

  • Definir con claridad los objetivos: El primer paso para hacerlo posible es definir claramente los objetivos que deseas lograr con el chatbot. Es decir, no es lo mismo que sea para consultar información de la web como para ayudar al posible cliente a resolver una duda que ha surgido. Para ello, hay que tener claro si lo que vamos a hacer es mejorar la eficiencia en la resolución de consultas, proporcionar asistencia inmediata las 24 horas o aumentar la satisfacción del cliente, tener metas claras guiará la implementación y evaluación del chatbot.
  • Hacer un entrenamiento solvente: Esto es fundamental porque, en caso contrario, van a surgir problemas derivados de la falta de entendimiento. No querrás que aparezca el cartel de “no te estoy entendiendo” constantemente cuando tu posible cliente está nervioso pidiéndote alguna solución, ¿no? Para ello, invierte tiempo y recursos en el entrenamiento del chatbot. Asegúrate de que comprenda y responda adecuadamente a una variedad de consultas y situaciones. La calidad de las respuestas del chatbot es esencial para construir la confianza del cliente y mejorar la experiencia general. Haz una buena prueba a la hora de introducir las peticiones habituales. 
  • Completar una integración multicanal: Para la parte más técnica, es importante implementar el chatbot en varios canales relevantes para tu audiencia, como sitios web, aplicaciones móviles, WhatsApp u otras plataformas de mensajería. Hay que garantizar una presencia consistente en diferentes puntos de contacto y facilitar a los clientes acceder a la asistencia en el canal que prefieran. Tú eres quien mejor conoce a la audiencia, por lo que vas a saber si es necesario ponerlo en marcha en una aplicación de mensajería.

Ahora CHATGPT es mejor siendo gratuito: trucos para aprovecharlo

Te enseñamos a aplicar las capacidades de GPT 4o, el nuevo modelos de lenguaje de OpenAI que es grat…

Voces sensuales, la sumisión se quiere apoderar de la IA

A pesar de los esfuerzos, el desarrollo de los sistemas basados en inteligencia artificial continúan…

Scarlett Johansson, OpenAI y el problema de la IA

OpenAI retira una voz empleada para su nuevo modelo ChatGPT-4o por su parecido con la de la actriz S…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *